lunes, 25 de septiembre de 2017

C5 - Conclusiones Finales

Aclaración: El siguiente posteo forma parte del capítulo 5 de mi tesis de maestría: "Gestión del riesgo bancario en el contexto argentino - Análisis de la coyuntura del sector en el marco de las normas de Basilea" (2013). Las gráficas no son incluidas en el presente post.    

Magíster en Gestión Económica y Financiera del Riesgo (UBA - FCE): Adriana Anabel Cruz

 Conclusiones Finales

A partir del estudio realizado concluimos que el apetito por el riesgo del sector bancario argentino es altamente averso, eludiendo los factores endógenos intrínsecos propios de su actividad.  Esto es,  soslayando el desarrollo de su cartera de productos y servicios.
Con esto nos referimos a que la gestión de riesgo efectuada consiste en minimizar la toma de posiciones en instrumentos financieros riesgos o en hacerlo con montos individuales de poco valor, con tasas de interés extraordinarias y/o con colaterales de alta calidad.
Fundamentamos esta conclusión en la evidencia empírica que hemos analizado durante este trabajo, al evaluar la situación de la coyuntura sectorial, del cual extraemos algunos de los hechos oportunamente analizados:
·        Un mercado actualmente estable en cuanto a cantidad de entidades financieras, luego de un proceso de concentración que tuvo lugar durante la década del noventa.
·        Al analizar comparativamente con el resto de la región el nivel de créditos y depósitos en función del PBI encontramos que el país se encuentra rezagado en su nivel de bancarización.
·        Existe cierta concentración  del crédito (35%) otorgado a las personas físicas bajo relación de dependencia (préstamos personales y mediante tarjeta de crédito) a corto plazo, con escasa participación de préstamos hipotecarios y prendarios (a largo plazo).
·        Por otro lado el nivel de exposición de las entidades financieras al sector público es bajo (10%).
·        En cuanto a los depósitos verificamos que ha ido en crecimiento la cantidad y proporción de cajas de ahorro en el sistema en disminución de la participación de plazos fijos y cuentas corrientes.
·        Así mismo, verificamos que en la última década, ha disminuido la proporción promedio del salario depositado en las cajas de ahorro.
·        El análisis de las hojas de balance, por su parte, mostraban el crecimiento del patrimonio neto de las entidades, en rentabilidades sobre activos exiguas pero constantes en el último lustro.
Esta situación implica cierto nivel de adaptación de las entidades respecto al contexto local. Esta adaptación se refiere nuevamente a evitar aquellos instrumentos financieros que exponen a los bancos a factores exógenos. Nos referimos a shocks en los fundamentals macroeconómicos que afectan la actividad (Riesgos de exposición al tipo de cambio, tasas de interés, etc).
Durante la investigación hemos indagado sobre los conceptos fundamentales de gestión de riesgo que son generalmente utilizados en la actividad de intermediación financiera. Entre los indicadores macroeconómicos que identificamos relevantes en la literatura se encuentran: el crecimiento del producto bruto interno, los shocks al tipo de cambio y la tasa de interés, el precio de los colaterales y de activos relevantes, la inflación y las expectativas de los agentes.
En el relevamiento empírico, encontramos que  la exposición al sector público del BCRA supera el 60% de los activos de la entidad de supervisión. Gran parte de estos créditos se encuentran dolarizados (61%). La exposición al sector público se da en un contexto de déficits gemelos y una tendencia alcista del riesgo soberano.
La situación antes mencionada fomenta la presión inflacionaria, incide directamente en la posibilidad de incurrir en conflictos de interés por parte del supervisor del sistema financiero siendo este el mismo hacedor de la política monetaria.
Ante este contexto, analizamos la necesidad de reabrir el debate sobre la concentración de funciones en el banco central, ya que en la actualidad sus objetivos hacia el aseguramiento de la estabilidad y el acompañamiento de las políticas de desarrollo nacionales comprometen la independencia aconsejada por las normas de Basilea a fin de evitar conflictos de interés.
Bajo este mandato, el BCRA podría en algún momento intervenir en la matriz insumo producto de las entidades, a fin de comprometer determinados mínimos de crédito para el financiamiento de actividades productivas o de créditos hipotecarios, hoy relegados por la banca privada.
Históricamente este debate justificaba la integración de funciones a partir de la sinergia en la información obtenida en sus funciones de hacedor de política y supervisor del sistema financiero. Este argumento es cuestionado a partir de la idea que la separación de entidades no debería perjudicar el acceso a la información, menos en tiempos de alta tecnología.
Por su parte, en el relevamiento normativo efectuado, corroboramos la evolución de Basilea desde la preocupación inicial por el riesgo del crédito, a un marco integral de gestión de riesgo sostenido por varios ejes, como ser la suficiencia de capital, la cobertura de riesgo de mercado, la restricción al apalancamiento, el control de liquidez, la transparencia y la adecuada supervisión.
Encontramos entonces, una normativa internacional fundada en sistemas financieros de gran complejidad, cuyas entidades habían sido afectadas por sus riesgos endógenos y sistémicos. Esta normativa será aplicada al contexto local donde los principales riesgos son exógenos a la actividad bancaria en sí. Basilea representa una herramienta útil, no tanto para la situación vigente, sino más para la prevención de crisis futuras, en especial si el mercado consigue una apertura y un desarrollo que hoy no ha logrado.
Del estudio realizado, la legislación nacional se mostró avanzada en cuanto a la implementación de los principios básicos, si bien necesita profundizar la adecuación a las directrices prácticas. La adecuación hacia Basilea III se encuentra pendiente.
Bajo la luz del marco conceptual, empírico y normativo realizado, hemos verificado que el sistema de capitales mínimo argentino mantiene una alta integración de capital, lo que indica una elevada percepción de riesgo por parte de las entidades.
A su vez,  la normativa argentina incorpora un riesgo propio de la historia del país, como ser criterios de gestión del riesgo a la exposición a la moneda extranjera.
Además, notamos cierto rezago en los regímenes de información, transparencia y  publicación de información, que podrían anticipar desde lo inmediato, un mejor panorama de la exposición al riesgo bajo los principios de Basilea.
Sería de utilidad en próximas investigaciones el análisis que permita:
·        conocer cómo desarrollar la banca nacional para incrementar sus servicios al sector productivo y a los préstamos hipotecarios, gestionando adecuadamente sus riesgos inherentes.
·        la apertura de un debate profundo sobre la concentración de funciones en el Banco Central y

·        La construcción de índices de stress financieros adecuados al contexto nacional que consideren las variables exógenas y endógenas de la cual la literatura académica se basa y hemos resumido a lo largo de este trabajo. 

Gestión del riesgo bancario en el contexto argentino - Análisis de la coyuntura del sector en el marco de las normas de Basilea" (2013) INDICE:





C4 - Riesgo Agregado del Sector Bancario en Argentina.

Aclaración: El siguiente posteo forma parte del capitulo 4 de mi tesis de maestría: "Gestión del riesgo bancario en el contexto argentino - Análisis de la coyuntura del sector en el marco de las normas de Basilea" (2013). Las gráficas no son incluidas en el presente post.    

Magíster en Gestión Económica y Financiera del Riesgo (UBA - FCE): Adriana Anabel Cruz

Riesgo Agregado del Sector Bancario en Argentina.


A lo largo de este capítulo se intentará integrar el marco teórico descripto en el capítulo 1, el estado actual de la normativa (capítulo 2) y la descripción de la coyuntura del sector bancario (capítulo 3) brindando una síntesis de los principales riesgos y desafíos que enfrenta actualmente en sector. Además de la identificación de fortalezas y debilidades, se intentará resumir un breve cuadro de mando, a los fines de disponer de dimensiones y variables para cualificar el nivel de riesgo consolidado del sector.

1. Introducción

La publicación de las normas conocidas como Basilea III implican un marco cada vez más exigente de conservación de capital, y la observación del riesgo de liquidez.   También hemos observado que el marco regulatorio argentino,  se encuentra alineado en rasgos generales a los principios de supervisión propuesto por el BIS, y presenta en muchos casos consideraciones aún más estrictas a ser respetadas por las entidades bancarias.
Asimismo, previamente hemos analizamos la situación de las entidades financieras, considerando que las mismas presentan indicadores microprudenciales saludables, aunque con algunas señales de atención respecto a la situación de la política monetaria y fiscal.
Retomaremos entonces, nuestro marco teórico para realizar un diagnóstico sobre el entorno de riesgo del sistema bancario y consolidado los diferentes análisis realizados, podremos identificar fortalezas y debilidades en el contexto local. 

2. Riesgos Bancarios

2.1 Riesgo de Crédito

Hemos analizado el nivel de créditos en situación irregular determinando que el mismo se encontraba desde 2005 por debajo del 5%,  variable que requiere cierto seguimiento ya que alcanzó un mínimo en 2011 presentando una muy leve pero sostenida alza desde entonces.
Por otro lado, la diversificación de la cartera mitiga es bastante elevada pero es relevante por participación (33%) los préstamos a personas físicas, es decir, los créditos otorgados a asalariados.  Las características de estos préstamos y el nivel de montos de cada operación requieren de situaciones extremas para su incobrabilidad en forma masiva.
En el caso de préstamos prendarios e hipotecarios los mismos se encuentran garantizados por el valor de las propiedades y vehículos que conforman el colateral.
Respecto a los créditos al consumo, su incobrabilidad (PD) estará relacionada con el nivel de empleo y desempleo de la economía y el margen de ahorro que los asalariados posean. En el contexto actual incide la tasa de inflación en relación a los aumentos salariales.
A nivel macroprudencial, la exposición de los créditos otorgados, presentan ciertas ambigüedades que debemos considerar referidas a
·        Un bajo nivel en la relación Créditos/PBI en comparación regional
·        Señales de precaución macroprudenciales emitidas por el indicador sugerido por el BIS para el cálculo del colchón anticíclico.

2.1.1 Crédito Interno Regional

Al analizar la bancarización, determinamos que en el último lustro los niveles de otorgamiento de crédito mostraban una tendencia alcista. Lo que no determinamos es si el nivel alcanzado se encontraba a la altura de los niveles regionales.
Bajo esta consigna el expuesto es bajo, ya que los niveles de crédito en relación al PBI y en comparación regional no alcanzan la media de Latinoamérica. Acompañamos el siguiente gráfico de Crédito interno provisto por el sector bancario (% del PIB)[1].
Gráfico 33: Nivel de Crédito Interno, en comparación a la región (Fuente: World Bank).
El nivel de desarrollo y expansión del crédito es ínfimo respecto al nivel de la economía, comportamiento desarrollado por los bancos a fin de minimizar los riesgos de exposición al crédito.

2.1.2 Señales Macroprudenciales

A partir del procedimiento visto en el capitulo III, analizamos la evolución del crédito en función al PBI bajo las sugerencias de Basilea. Como resultado se verifica con esta metodología una señal de alerta macroprudencial, que sugiere la necesidad de implementar un colchón anticíclico en la actualidad.  El cálculo realizado puede consultarse en los anexos de este trabajo de investigación.

2.2 Riesgo de Tasa de Interés

Poca es la información disponible que permita conocer la exposición específica de las entidades, si bien tanto por las normas de capitales mínimos como de governance de riesgo se debe establecer el marco de riesgo para las variaciones en la tasa de interés.
Más allá  de esta consideración, podemos analizar la volatilidad de las tasas para entender la previsibilidad de las mismas. Para este análisis, obtenemos las tasas promedio a fin de mes, de acuerdo a la ponderación que realiza el BCRA considerando los diferentes plazos y  montos:


Tasas Anuales (en %)
Variaciones Mensuales

Período analizado desde
Tasas Pasivas.
Tasa a Dic. 2012
promedio
desvío std
VaR (99%)
Promedio
desvío std
Var (99%)
Préstamos a Bancos locales desde entidades del exterior
3,600
           4,854
           1,963
           8,194
1,02%
18,26%
57,43%
oct.1994
Depósitos a plazo fijo
14,17
        16,186
        27,507
     156,724
2%
23%
87%
Ene.1990
Badlar en pesos  (depósitos>1.000.000)
13,156
        11,706
        12,853
        79,195
3,45%
31,57%
118,85%
Ene. 1999
Tasas Activas
Tasa a Dic. 2012
promedio
desvío std
VaR (99%)
Promedio
desvío std
VaR (99%)
Período analizado desde
Hipotecarios
17,230
        14,915
           4,894
        39,952
1,20%
14,66%
29,05%
Jul.1993
Tarjetas de crédito
34,890
        35,253
           8,314
        65,204
0,01%
3,61%
8,14%
Jul.1993
Al tomar los datos desde la década del noventa, nos encontramos con alta volatilidad tanto para los depósitos a plazo fijo, los depósitos a tasa Badlar, como para las tarjetas de crédito; no así para los préstamos obtenidos del exterior por parte de las entidades financieras, ni para los créditos hipotecarios.
Como vimos anteriormente, los créditos hipotecarios no resultan significativos en la cartera de los bancos, por tanto, la rigidez de la tasa no los  afectará en caso de movimientos en la tasa de interés.
El financiamiento al consumo el que ha adquirido preponderancia, y allí las tasas son superiores en más de un 120% a las tasas del plazo fijo, a pesar de existir regulación que controla las mismas.
La volatilidad de tasas, sumada a la presión inflacionaria, nos lleva a pensar en que es una de las variables más importantes a considerar en el governance del riesgo en relación a los resultados operativos, en especial al momento de realizar las pruebas de estrés. 
La información publicada por el BCRA no nos brinda información a detalle para estimar el indicador Dollar Gap, que mide  los desfasajes entre los plazos de activos y pasivos bancarios.

2.3 Riesgo de Liquidez

La posición de liquidez (Com A. “A” 5067) es medida en relación a los depósitos totales, a fin de calcular el índice de liquidez[2]. En la información publicada por el informe sobre bancos, se muestra la solidez de dicha posición.
Gráfico 34: índice de liquidez de los bancos. Fuente: BCRA (Informe Sobre Bancos)
Tenemos que hacer hincapié sin embargo en las diferencias respecto a la medición propuesta por Basilea, residentes precisamente en el denominador utilizado.
Los activos líquidos de alta disponibilidad (HQLA) son considerados en función al flujo saliente de efectivo previsto; esto es considerando las tasas de cancelación y disposición de los fondos depositados.
Así mismo, se debe regular e implementar el Coeficiente de financiación estable neta (NSFR), no solo para su establecimiento conforme al cronograma establecido por Basilea, sino para su observancia y análisis previo.

2.4 Riesgo Operativo

No es objeto de este trabajo profundizar los temas relacionados a Riesgo operativo, si bien corroboramos la existencia de resultados positivos en el accionar de la banca, justificados en spread entre tasas activas y pasivas; y en las comisiones cobradas.
No podemos dejar de mencionar, sin embargo, que la avanzada regulatoria tiene vocación al control de la matriz insumo-producto de cada actividad económica, lo que podría minimizar las ganancias generadas por las entidades bancarias.  Por ejemplo en los últimos años se obligó a las entidades a tarifar gratuitamente servicios tales como las transferencias bancarias en las cuentas de asalariados, los retiros de efectivos de cajeros automáticos. Este riesgo de intervención, no puede ser obviado del análisis a realizar por cada entidad.

2.5 Riesgo de Mercado

Ya habiendo analizado la volatilidad de la tasa de interés, el riesgo de mercado tendrá mayor probabilidad de ocurrencia ante la volatilidad de diferentes riesgos de precios.
En el riesgo de mercado pueden incluirse algunas de las dimensiones que hemos mencionado en el primer capítulo y que analizamos a continuación.

2.5.1 Desempleo

Las tasas de desocupación y subocupación sumadas, nos dan en la actualidad un porcentaje de 17% de la población económicamente activa.  Lo visible es la disminución en los últimos años de este indicador, por lo que salvo shocks muy fuertes en la actividad económica, esta variable tiene fundamentos para tener saltos considerables, que puedan preocupar al sector bancario.
Gráfico 35: Desocupación y Subocupación 2003-2013 (Min. Trabajo).

2.5.2 Commodities

El índice de precios de las materias primas, elaborado por el banco central, pondera aquellos bienes de la balanza comercial argentina y nos permite tener la aproximación a la volatilidad del mercado.
Esta variable, es de naturaleza completamente exógena para las entidades financieras y en los últimos años, de alta volatilidad. A continuación veremos el gráfico de los niveles en dólares del índice, y el de sus variaciones interanuales.
Gráfico 36: Índice de Materias Primas (BCRA) en dólares.
La principal incidencia de esta variable, responde a los colaterales tomados en  garantía, por lo cual, sus riesgos son mitigados por las precauciones tomadas respecto al riesgo de mercado, y minimizados por la baja incidencia de los créditos otorgados al agro (12% del total)

3. Fortalezas Locales

3.1 Capital Mínimo

La forma del cálculo resulta diferente en Argentina, ya que actualmente no establece puntualmente la escala que plantea Basilea, ni siquiera el insistente 8% que fuera establecido en la primera versión del acuerdo y ratificado en las versiones siguientes.
No obstante, los valores de capital mínimo resultantes de la normativa, y el accionar bancario local, llevaron en la práctica al establecimiento de un nivel superior, cercano al 13% para el Tier 1.  Podemos observar dicha información en el gráfico siguiente, de acuerdo a la publicación realizada por el BCRA en su informe sobre bancos:
Gráfico 37: Integración de Capital: (PN básico – Deducibles del PN básico) / RWA. Elaboración propia en base a datos del BCRA.
Con estos valores, el Tier 1 está cumpliendo no sólo con el 8% requerido en forma habitual, sino también mantendría margen para la implementación del colchón de conservación.
Sin embargo, debemos destacar que dato proporcionado por el BCRA no realiza la descomposición del Nivel 1, a fin de verificar el respectivo valor de 4,5% para el capital ordinario y el 6% para el adicional de acuerdo a la tercera versión del acuerdo. A fin de fortalecer la disciplina de mercado y la transparencia en la información sería conveniente la compilación detallada y la publicación de dicha desagregación.

3.2 Riesgo de exposición a la moneda extranjera

En Argentina, por su historia y coyuntura, no es extraño que la exposición a las variaciones del tipo de cambio, este medido y publicado desde 2006[3] a través de la posición global neta de moneda extranjera.
En resumen, la norma considera activos y pasivos en moneda extranjera, y requiere respetar determinados porcentaje en función a la responsabilidad patrimonial (15% para posiciones negativas, y 30% para posiciones positivas).
Ante la vigencia del riesgo de devaluación en la coyuntura argentina, contemplar explícitamente esta variable de control mediante máximos, es una característica propia de la normativa argentina de avanzada respecto a la información requerida por la norma internacional. Al respecto de este tope, cabe mencionar que parte del mismo se puede considerar contemplado en el nuevo coeficiente de apalancamiento  de la Basilea III donde todos los activos y pasivos son valuados en una única moneda, sin considerar el peso del riesgo.

3.3 Governance de gestión de riesgo

Las normas de capitales mínimos contemplan criterios de valuación estandarizados de los activos de riesgo cuyo cumplimiento se vuelve un requisito de base para el riesgo de crédito, de mercado y operacional.  Esto creaba un vacío normativo sobre otros riesgos que afectan a las entidades, es entonces una fortaleza que se haya definido el governance del riesgo que establecen las comunicaciones ‘A’ 5203 y la ‘A’ 5398,  donde se debe implementa un proceso de evaluación de suficiencia de capital en función al apetito por el riesgo definido por la entidad[4].
Como este governance indica que se deberán tener en cuenta además factores externos como los efectos del ciclo económico y de la coyuntura económica y ser analizados mediante pruebas de stress.  La normativa menciona variables a tener en cuenta, pero deja en libertad a los bancos para el establecimiento y pruebas de sus sistemas de evaluación.

4. Debilidades

4.1 Concentración de Funciones del BCRA

El BCRA tiene como finalidad “promover, en la medida de sus facultades y en el marco de las políticas establecidas por el gobierno nacional, la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social” (Ley 24144, artículo 3).  En  cumplimiento de la misma es  regulador del sistema financiero, autoridad en la política monetaria y, a su vez, agente financiero del estado nacional y de las instituciones.

Es parte del debate histórico y actual[5], si los bancos centrales deben mantener sus funciones como regulador y supervisor del sistema financiero, en conjunto con las funciones de hacedor de política monetaria. Nos referimos a una segregación no sólo en los departamentos internos en el banco central, sino en una entidad cuya función de regulación y supervisión sea independiente.

A favor de no segregar estas funciones, se expone la sinergia y complementariedad de estas funciones:
·        la confiabilidad y oportunidad de los datos que recaba el supervisor, que pueden ser utilizados de forma asertiva en las funciones de política monetaria y  de prestamista de última instancia, necesarias con mayor intensidad durante períodos de crisis.
·        En sentido inverso, si una política monetaria incentiva el apetito al riesgo de los bancos, puede ser mitigada a partir de la función de supervisión  (Ioannidou et al., 2005)
·        Dado que los bancos centrales están enfocados en la estabilidad financiera, el enfoque de supervisión al combinar las actividades estará naturalmente  centrado en el riesgo sistémico (BCE, 2001)
·        En general, los bancos centrales son independientes, y cuentan con el expertice técnico para él análisis y el control de las entidades  (BCE, op cit.)
·        El estudio realizado por Goodhart & D.Schoenmaker en 1995 indicaba que los países con un régimen combinado de supervisión habían tenido en la década del 80 menor ocurrencia de crisis bancarias.

Sin embargo, estas ventajas son argumentadas en contrario al considerar que el acceso a la información no debería ser perjudicado por el mero hecho de segregar al ente supervisor si se regula las características de la información a compartir, y se optimiza la utilización de tecnologías.  

Además en el caso Argentino, la banca central no es completamente independiente[6], ya que como se indica en su carta orgánica, la entidad deba acompañar las políticas perseguidas por la nación. Esta situación, para efectos de la supervisión bancaria se encontraría en una situación contraria a las sugeridas por el marco de “supervisión eficaz” de Basilea, que indica la necesidad de la independencia del ente de contralor; y además tienen una clara tendencia segregacionista. 

En contra de la mantener la integración del responsable de la política monetaria y la supervisión bancaria  encontramos fundamentos relacionados al conflicto de interés de los cuales podemos destacar:
·        Ante presiones en los fundamentals macroeconómicos, por ejemplo inflacionarios que requieren aumentos en la tasa de interés, un aumento pondría en riesgo la estabilidad financiera al presionar la solvencia de sus instituciones. Si el banco central se abstuviera de aumentar la tasa de interés, la presión se trasladaría a la estabilidad de precios fallando así otra de sus funciones.  
·        Otro caso, es ante instituciones financieras insolventes que deben ser cerradas cuando las mismas han obtenido préstamos de parte del banco central y el precio de sus colaterales haya caído. La disyuntiva es clara, ¿aceptará el banco central las pérdidas por el reconocimiento de la incobrabilidad? Esta situación podría acrecentar el moral hazard de las entidades (Goodhart & Schoenmaker, 1995).
·        Además, cuando se conjugan funciones microprudenciales con las actividades de protección del inversor y de los clientes, podrían descuidarse la función de vigilancia de entidades financieras en la esperanza de encontrar la forma de manejar una crisis (BCE, 2001). En la protección a los consumidores se asemeja a la separación existente en servicios públicos y telecomunicaciones (IMF et al, 2004)
·        La segregación evitaría la concentración de poder que supone la combinación de funciones, no compatible con criterios democráticos.

Según el estudio realizado por Goodhart & D.Schoenmaker (op.cit), el mero conflicto de interés no resultaba una argumentación convincente; ya que el acceso a la información permitiría sortear los inconvenientes de favorecer a alguna de las funciones en detrimento de otras. A raíz de las pruebas empíricas realizadas por Lima, Lazopoulos & Gabriel (2012) tampoco se obtuvo evidencia concluyente de un impacto significativo en la estabilidad inflacionaria producido por la segregación o la combinación de funciones. Cabe aclarar que ninguno de estos estudios, contempló el caso argentino.
El relevamiento realizado a través de la información publicada por el BIS, se determinó que la mayoría de los países aun utilizan un esquema concentrador (Ver Anexo).
Lejos está de ser zanjada la discusión teórica, pero en el contexto argentino se resaltan las siguientes características:
·        presión inflacionaria,
·        rigurosa administración de la flotación del tipo de cambio
·        Rigurosa administración de las tasas de interés,
·        La falta de independencia de la banca central respecto a las decisiones de política
Estas características resaltan las desventajas de tener un único ente hacedor de la política monetaria y, a su vez, supervisor del sistema financiero.

4.2 Endeudamiento del Estado Nacional con el BCRA

El alto endeudamiento del estado nacional con el BCRA, que hemos analizado en los capítulos anteriores, nos lleva a recordar los modelos de primera generación de crisis de balanza de pagos, los que explican el origen de las crisis en la balanza de pagos de un país, a partir de una incompatibilidad entre las políticas cambiarias, monetarias y fiscales.  El tipo de cambio sumamente administrado y el déficit fiscal, repercute en el déficit de la balanza de pagos disminuyendo las reservas.
Sin embargo, esta es la misma coyuntura se ha manifestado en el país desde 2007, sin observarse consecuencias directas para los indicadores de la actividad bancaria.
La volatilidad en la tasa de inflación y las tasas de interés reales dificultan la determinación del riesgo crediticio y la correcta valuación de las carteras de préstamos. Por su parte, la disminución de las reservas restringe la capacidad de ejercer la función de prestamista de última instancia en caso de que ser necesario, ya que dicha intervención ejercería mayor presión sobre las variables de política monetaria.

4.3 Regulación pendiente de aggiornamiento

Como hemos visto anteriormente los principios de Basilea se encuentran contemplados en las normas vigentes del banco central, sin embargo,  para la implementación de Basilea III es necesaria la emisión de normas específicas que concreten el roadmap de implementación local. Esto incluye:
·        La especificación y formalización de exigencias en cada uno de los niveles de capital mínimo.
·        La alineación a los conceptos que conforman los indicadores de liquidez.
·        El establecimiento del coeficiente de apalancamiento.
·        La implementación de los colchones de conservación y anticícliclos.

4.4 Ausencias de Información pública.

A pesar de existir un amplio régimen informativo, y de disponer de series de variables que son publicadas en la página web del BCRA, notamos a lo largo del presente trabajo que es insuficiente la información que permita estimaciones y benchmark sobre la gestión del riesgo en las entidades financieras.
Consideramos que a efectos de generar información histórica, cuanto antes pueda implementarse variables de publicación sobre estas temáticas especificas se contribuiría a un mejor desarrollo del proceso de establecimiento de la cultura de gestión de riesgo, una mayor transparencia de mercado y la disminución de la asimetría de la información existente para los stakeholders de las empresas.

5. Conclusiones Preliminares

Este capítulo ha tomado del marco conceptual elaborado, los datos empíricos analizados y la normativa relevada para detallar un panorama del riesgo en las entidades bancarias.
El sistema de capitales mínimo argentino mantiene una alta integración de capital, sin que poseamos mayor detalle de su desagregación, para precisar si corresponde al mínimo necesario para cumplir las exigencias de acuerdo a la ponderación del riesgo de los activos, o si existen otros motivos para mantener dicho nivel.  En cualquiera de ambos casos, sin embargo, podemos concluir una elevada percepción de riesgo por parte de los bancos.
Es de notar que la evaluación con los datos de coyuntura sobre la necesidad de un colchón anticíclico, nos brinda la pauta que actualmente existe un riesgo macroprudencial al crédito, que no es exigido como colchón de acuerdo al cronograma internacional. No es exigido, pero tampoco se han publicado pautas, ni regímenes de información sobre el mismo para los próximos años.
La exposición a la moneda extranjera es un ítem taxativo en la consideración del riesgo en las normas argentinas, lo que lo vuelve una fortaleza a juzgar por la experiencia histórica del país.
Mientras Basilea recomienda la independencia del supervisor respecto a funciones de hacedor de política, nuestro banco Central,  por el contrario hoy cumple funciones de política monetaria y acompaña la política de desarrollo en forma conjunta con el de regulador y supervisor de sistema financiero.
Esto puede crear conflictos de interés entre ambas funciones, en especial en tiempos de inflación y volatilidad de las tasas de interés. A favor del mantenimiento en un único organismo, encontramos la sinergia en la información obtenida en ambas funciones. Este argumento es debatido, ya que la separación en dos entidades no implicaría bajo ningún motivo que la información no llegue a ambas, de acuerdo a sus necesidades en forma fiable y efectiva.
En su camino a Basilea III el banco central debe establecer aún varias metodologías de medición de indicadores de riesgo, en particular lo que se refiere a liquidez, apalancamiento, colchones de conservación y anticíclicos. Además de fijar los límites de capital de forma tal que se alineen a los mínimos requeridos en todos los niveles de calidad del capital.
Por último,  la información pública del banco central, omite la compilación de datos sobre la evaluación de riesgos del sistema financiero en su conjunto, por ejemplo:
-         la composición de la ponderación de riesgos de activos del sistema en su conjunto.
-         Los nuevos indicadores de Basilea III, más allá de que aún no sean exigibles.

6. Hacia un cuadro de mando para valuar el riesgo consolidado del sector bancario

Finalmente, en los cuadros a continuación resumimos las variables consideradas, para que puedan ser utilizadas en próximos estudios.
1.     Variables Internas: préstamos y depósitos
Instrumentos
Alcance/Impacto
Características
Riesgo
Préstamos Hipotecarios
Reducido
Costo Financiero alto (tasa real positiva), tasa fija (sin reconversiones), tasa variable, reducidas opciones de adelanto, reducción del período de recupero. Existencia de colateral.
Bajo riesgo de crédito
Préstamos Prendarios
Reducido
Costo financiero elevado, plazos medios (hasta 5 años), alto recupero. Existencia de colateral.
Bajo riesgo de crédito
Préstamos Personales
Medio
Elevadísimo costo financiero, plazos cortos. Sin colateral pero corto período de recupero.
Bajo riesgo de crédito
Préstamos productivos
Bajo
Líneas limitadas
Bajo riesgo de crédito
Cuentas a la vista
Alta
Reducción del saldo promedio
La elevada liquidez del sistema compensa la reducción del saldo promedio
Plazos fijos
Media
Colocaciones a plazos muy cortos
Riesgo de descalce de activos y pasivos. Principal limitante a la expansión del crédito.





2.     Hoja de balance
Bancos
Nivel
Riesgo
Liquidez
Alta
Bajo
Crédito al Sector Público / Activo total
Reducida
Bajo
Rentabilidad sobre Activos (ROA)
Estable
Bajo, pero con riesgo de intervención
Rentabilidad sobre Capital (ROE)
Creciente
Irregularidad de la Cartera de Prestamos
Leve
Bajo, requiere monitorear el cambio de tendencia reciente
Posición Neta Mon. Extranjera [(Ac-Pas)/PN]
Positivo y bajo
Bajo

3.     Variables macro-financieras locales

Dimensión
Riesgo
Producto Bruto (crec. interanual)
Bajo
Resultado Fiscal: Desahorro de la gestión
Alto
EMBI+ARG
Moderado
Empleo (tendencia positiva)
Bajo
Salario (crecimiento positvo)
Moderado por efectos inflacionarios.

4.     Variables macro-financieras Internacionales

Dimensión
Comentarios
Riesgo
Tasas de interés de referencia (FED, BCE, LIBOR)
Tasas de referencia en mínimos históricos, sin perspectiva de cambios bruscos.
Bajo
Commodities
Alta volatilidad de precios,  de especial sensibilidad al precio de ENERGIA  (importación) y los precios de los productos del AGRO que inciden directamente en la balanza comercial.
Moderado
Mercados de Equity Internacionales
Alta volatilidad de precios,  actualmente con tendencias alcistas
Bajo


5.     Entorno regulatorio

Normativa
Alcance
Cumplimiento
Basilea I
Alto
Satisfactorio
Basilea II
Alto
Elevado, supera estándares de capital.
En curso de implementación Riesgo de Mercado, considerado de baja prioridad debido a actividad limitada.
Basilea III
Alto
Falta implementación de nuevos indicadores (Liquidez y apalancamiento) y colchones.
Normativa del 3er pilar de implementación prevista para el 31/12/2013.
Difusión de información (Disciplina de mercado)
Alto
Bajo
Regulación fuera del balance
Sin significatividad
No existen actualmente muchas posiciones fuera de balance

6.     Autoridad monetaria
Función
Comentarios
Riesgo
Política monetaria
Grandes fricciones: merma de reservas, alta exposición al sector público, necesidad de financiamiento
Alto
Supervisor del sistema Financiero
Concentración de funciones con posibles conflictos de interés
Relativo

Este cuadro de mando elaborado,  representa un aporte que puede ser utilizado en futuras investigaciones para la creación de un índice de stress del sistema financiero, que permita la medición de impacto de los riesgos exógenos y endógenos.




[1] Fuente: Página web del Banco Mundial: Crédito interno provisto por el sector bancario (% del PIB): “El crédito interno provisto por el sector bancario incluye todo el crédito a diversos sectores en términos brutos, con excepción del crédito al Gobierno central, que es neto.”
[2] El informe sobre bancos, detalla este indicador de la siguiente manera: (Integración de liquidez en BCRA en moneda nacional y extranjera + Otras disponibilidades en moneda nacional y extranjera + Saldo acreedor neto por operaciones de pases de las entidades financieras contra el BCRA utilizando Lebac y Nobac) / Depósitos totales
[3] Texto ordenado de las normas sobre “posición global neta de moneda extranjera” con base en las comunicaciones BCRA “A” 3889/2003 y 4577/2006 y sus modificatorias.
[4] A este proceso, se lo denomina ICAAP,  “Internal Capital Adecuancy Assestment”
[5] Existe basta literatura a lo largo del tiempo, ya que en la década del ’90 se efectuó un debate internacional sobre el tema en general, siendo a favor de la coordinación y sinergia. Estos últimos años en el ámbito de la discusión ha sido renovada respecto a los bancos centrales europeos ante la
[6] Entendemos por independencia cuatro aspectos: En Regulación, en la Supervisión, en lo Institucional (relación frente a los poderes Ejecutivos y Legislativos) y en lo presupuestario (IMF et al, 2004)

Gestión del riesgo bancario en el contexto argentino - Análisis de la coyuntura del sector en el marco de las normas de Basilea" (2013) INDICE:

Capitulo 1: Principales Lineamientos
Capítulo 2: La regulación financiera
Capítulo 3: la actividad bancaria en Argentina.html
Capítulo 4: Riesgo Agregado Del Sector Bancario
Capitulo 5: Conclusiones Finales

No lo ignores

C5 - Conclusiones Finales

Aclaración: El siguiente posteo forma parte del capítulo 5 de mi tesis de maestría: " Gestión del riesgo bancario en el contexto argen...